El barrio de 138 hectáreas es independiente y contará con más de 70 edificios (casas, hospitales, hoteles, escuelas y oficinas) que estarán cubiertos con 40,000 árboles y casi un millón de plantas.

Ciudad forestal

China no es ajena a la arquitectura contemporánea apabullante o desconcertante, ya sea un edificio en forma de herradura e iluminado con leds en Huzhou o un edificio en forma de tetera brillante en Wuxi. Pero en 2016, el Consejo Estatal de China publicó las pautas en las que se prohíbe la construcción de edificios “extraños” o “de formas inusuales”, que carezcan de carácter o de significado cultural, con el fin de centrarse en lo “económico, lo ecológico y lo hermoso”.

Hace poco se dio a conocer el proyecto de la Ciudad-Bosque de Liuzhou, diseño del despacho italiano Stefano Boeri Architetti que se construirá en el sur de China y que, por lo que se ve, cumple muy bien con los requisitos.

El barrio de 138 hectáreas es totalmente independiente y contará con más de 70 edificios (casas, hospitales, hoteles, escuelas y oficinas) que estarán cubiertos con 40,000 árboles y casi un millón de plantas. Al final, la Ciudad Forestal podría tener hasta 30,000 habitantes.

“(Este es) el primer experimento de entorno urbano que realmente intenta entrar en equilibrio con la naturaleza”, dijo el director del despacho, Stefano Boeri, en una entrevista vía telefónica desde Milán.

 

Se espera que la flora absorba casi 10,000 toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes y que genere 900 toneladas de oxígeno al año, además de reducir la temperatura del aire y brindar un nuevo hábitat a la fauna desplazada.

Los paneles solares de las azoteas almacenarán energía renovable para los edificios, mientras que se recurrirá a la energía geotérmica para el aire acondicionado, lo que aumenta el atractivo ecológico del proyecto.

Debajo de los árboles, las curvas del edificio expresarán lo que Boeri llama “la poesía de la arquitectura” para crear “un sitio en el que la naturaleza fluye”.

El proyecto hace eco del Bosque Vertical de Stefano Boeri Architetti: dos torres residenciales en Milán, cubiertas de alrededor de dos hectáreas de bosque. El proyecto quedó terminado en 2014 y absorbe entre 15 y 17.5 toneladas de hollín del aire cada año, de acuerdo con Boeri, así que se cumplieron las expectativas del equipo.

cambio climatico 2

“Empezamos a imaginar si era posible crear un entorno urbano a partir de muchos de estos bosques verticales”, dijo Boeri. Señaló que China era el telón de fondo ideal para un proyecto tan ambicioso.

“Hemos visto lo que está pasando (con la contaminación) en Beijing y Shanghái, pero al mismo tiempo, China tiene que crear ciudades” para alojar a la población, señaló. De hecho, el gobierno chino anunció en 2016 que para 2020, planea llevar a dos millones de personas de aldeas remotas a las ciudades con la intención de paliar la pobreza rural y como muestra de modernización.

A pesar de que la Oficina de Planeación Urbana del Municipio de Liuzhou ya aprobó el plan, falta mucho para que el proyecto quede terminado. La construcción comenzará en 2020; Boeri dijo que aún se tiene que hacer mucha planeación e investigación para poder fijar una fecha de terminación. Sin embargo, confía en el proyecto y en su objetivo.

 

Información obtenida de expansión.