La Agencia Internacional de la Energía afirma  que, si no se toman medidas de política energética, estaremos  emitiendo el CO2 que se preveía emitir en 2035. La consecuencia es palpable. No se podrá evitar un aumento de la temperatura del planeta superior a los 2ºC, con impactos ambientales y económicos irreversibles, que la ONU ha cuantificado en una pérdida del PIB mundial de un 3% a partir de 2030, y con una distribución territorial muy desigual.

 

planète terre mains écologie / green earth globe in hands

 

En cuanto a Europa, según el informe del Centro Común de Investigación de la UE (JRC), en la mejor hipótesis de que no se superen los 2ºC, el coste del calentamiento alcanzará los 120.000 M€ cada año en el último cuarto de este siglo, que equivale al 1,3% del PIB europeo. Sin embargo, el mayor peso de los efectos negativos recaerá en el Sur y Centro-Sur de Europa. El coste en términos de PIB supondría el 0,2% en el Norte de

Europa y de un 3% en el Sur, con una estimación de 74.000 M€ y 58.000 M€ respectivamente.

A partir de ahora habrá que medir y monitorizar no solo el consumo de energía sino también las emisiones de CO2. En el balance coste-beneficio de los análisis de viabilidad de las inversiones se debe sumar al valor de los costes energéticos el valor de las emisiones de CO2 evitadas.

Las políticas de adaptación y mitigación del cambio climático han de ser incorporadas a la estrategia industrial y energética con la finalidad de que la producción eficiente contribuya a reducir los consumos de energía en primer lugar. En segundo lugar, a la autosuficiencia energética.

Finalmente, la industria deberá anticiparse para cubrir el conjunto de competencias necesarias para los empleos de nueva creación en las tecnologías sostenibles emergentes adaptando sus sistemas de formación.

La competitividad de la industria vendrá cada vez más determinada por las ventajas de una economía baja en carbono frente a una economía que tenga que afrontar déficits energéticos cada vez más elevados por los costes negativos del cambio climático.

Información de Tendencia IPM en energía|Javier Garcia Breva